Liderazgo

En los últimos años, venimos hablando de la importancia del liderazgo en las organizaciones. Ya no es suficiente simplemente con ser un buen jefe, ahora, también es necesario liderar. Esta afirmación viene siendo cada vez más relevante si tenemos en cuenta el entorno dinámico actual, en el que la incertidumbre es cada vez mayor y los cambios cada vez más rápidos. Al mismo tiempo, los sistemas jerárquicos están dejando paso a las organizaciones abiertas y en red, en las que los regímenes de "ordeno y mando" no son válidos. Necesitamos líderes que impulsen la innovación en el seno de nuestras organizaciones

Introducir cambios tan significativos como los que requiere la gestión de la innovación en las maneras de pensar y hacer de una organización van a requerir la existencia de una persona que tenga un proyecto y una visión clara de hacia dónde hay que ir y qué es lo que hay que hacer. Es decir, necesitamos una persona que lidere el cambio.

Un cambio siempre supone miedo e incertidumbre. Este miedo no puede eliminarse desde la razón, sino que requiere gestionar emociones.  Para ello, el líder va a requerir dos habilidades básicas:

- Empatía: escuchar y mostrar que se ha escuchado.
- Flexibilidad: aceptar a la otra persona tal y como es (su estilo social) y esforzarse en dar el primer paso para acercarse a ella.

En una organización abierta, los líderes deben:

- Ser conectores: tejer redes sociales.
- Comunicar y mediar
- Saber transmitir entusiasmo y sentido del humor (han de saber contar historias).
- Conocer la tecnología y los procesos (dominio técnico).
- Saber gestionar el conflicto que inevitablemente surgirá. 
Apuntes sobre dirección de personas:

Para ser un buen líder, primero hay que saber ser un buen jefe. Para ello, debe saber realizar las siguientes funciones:

 Funciones directivas Funciones personales
 Planificar
 Organizar
 Ejecutar
 Coordinar
 Controlar
Hacer equipo
Informar
Formar
Motivar
Evaluar 


Enlaces de interés




Comments