[Sin título]‎ > ‎

El primer coche eléctrico vasco

publicado a la‎(s)‎ 26 abr. 2010 2:44 por Irene Edesa
El primer coche eléctrico vasco va en serio. A los 100 millones de euros que costará su salida al mercado, añade cada día la dosis justa de incertidumbre para mantener vivo el proyecto. En septiembre de 2011 nacerá el primer prototipo y un año después saldrá a la calle. El reto, vender 100.000 unidades hasta 2014.


Entrevista en DEIA a Carlos Fernández Isord, Coordinador del Proyecto Hiriko.

Ingeniero Industrial, fundador y director de Denokinn (centro vasco de innovación, emprendizaje y desarrollo de nuevos negocios, desde 2009.

Fue director durante tres años de I+D en la Fundación Tecniker y durante ocho años en el MIK.






"Nuestro coche eléctrico es innovación de verdad"

El proyecto va en tiempo. La primera maqueta se presentó la semana pasada en Madrid y las conversaciones con las marcas que fabricarán el coche están a punto de cristalizar. Hiriko ya no es sólo un sueño y sus impulsores, un grupo de empresarios alaveses, entre ellos Epsilon Euskadi, en consonancia con el MIT de Massachusetts y el Parque Tecnológico de Araba sólo hablan de "innovación de verdad" y un cambio de modelo empresarial basado en el desarrollo sostenible.

Sus previsiones pasan por tener los primeros prototipos para verano del año que viene. ¿Va el proyecto en los plazos previstos?

Sí. Los acuerdos con las empresas que formarán el consorcio están a punto de cerrarse y si todo va bien, tendremos 20 prototipos listos en el verano de 2011 que montaremos en el parque de Miñano para que sean homologados sin problemas.

El vehículo consta de siete módulos que serán fabricados íntegramente en Euskadi por otras tantas compañías vascas. ¿Cuáles serán?

No puedo adelantar ningún nombre, pero la parte alavesa tendrá un peso específico en el proyecto final.

Precisamente este sistema modular, una especie de mecano, es lo que más ha llamado la atención en los expertos del sector. De tan fácil y sencillo que parece resulta inexplicable que nadie antes se haya planteado algo similar...

Puede ser, muchas veces suele suceder eso. Cuando planteas una innovación que rompe con los criterios tradicionales surgen las dudas. Nuestro caso rompe un poco con muchos esquemas industriales preestablecidos y es quizás volver a la esencia del automóvil y simplificar el coche al máximo. Ten en cuenta que el interior de un coche actual puede tener como mínimo 800 piezas y 40.000 componentes diferentes, mientras que el nuestro vamos a intentar que no supere las 50 piezas y los 4.000 componentes.

Siendo muy simple, permítame que le diga que su sistema se parece mucho a la filosofía de Ikea...

Es cierto, tiene algo de ese concepto. En Hiriko, en lugar de tener una gran cadena de montaje habitual, lo que habrá son siete módulos que se ensamblarán en cinco fases.

¿Dónde?

El coche se va a montar a través de un sistema franquiciado. Como digo, en estas instalaciones habrá unas pequeñas líneas de montaje de cinco fases en las que se montará el coche y un último puesto controlará y verificará todo el proceso.

¿Qué capacidad de producción manejan con este sistema?

Un vehículo a la hora, más o menos.

Como consumidor, ¿dónde podré comprar este coche?

En un concesionario franquiciado. El primero lo montaremos en Vitoria y el proceso será igual que cuando adquieres un vehículo normal, sólo que podrás elegir in situ las prestaciones y en 24 horas te lo podrás llevar a casa.

Su plan de negocio contempla un crecimiento comercial a través de una red de franquicias, pero ¿con qué nivel de expansión, sólo en el Estado, en Europa...?

Hiriko se comercializará en todo el mundo. De hecho, estamos ya en conversaciones bastante avanzadas con ciudades como Londres, San Francisco o Boston. Esa red estará bajo la tutela de Hiriko Services, que es una de las tres patas que componen este proyecto: Hiriko Cars (produce los vehículos con el resto de fabricantes), Hiriko Infraestructuras (se encarga de realizar los estudios y la implantación de las instalaciones necesarias de recarga en las ciudades) e Hiriko Services (se ocuparía de la red de franquicias)

¿Esa cadena contará con locales propios o formaría parte de los tradicionales concesionarios multimarca?

Podría incluirse en este tipo de instalaciones sin ningún problema.

¿Cuál es el objetivo que manejan en este sentido una vez que se comercialice el primer coche?

La idea es que para finales de 2012 tengamos instaladas diez franquicias en distintos lugares del mundo.

¿Y en Euskadi?

Por lo menos una.

¿Tiene nombre ya la marca?

Probablemente mantendremos el de Hiriko (urbano en euskera), pero al que no hemos bautizado aún es al coche. Es probable que para hacerlo llevemos a cabo alguna acción en la que puedan participar todos los alaveses.

Uno de los grandes retos de la era eléctrica es el sistema de recarga. Ustedes aseguran que lo harán en 12 minutos. ¿Dónde y cómo?

Nuestro proyecto contempla una fórmula mixta: una opción sería para las recargas de las baterías largas durante un tiempo prolongado, fundamentalmente por la noche -entre seis y ocho horas-, y la otra sería la recarga rápida en unas estaciones especiales a pie de calle que, efectivamente, en unos 12 minutos permitirían un lleno completo con capacidad para circular durante unos cuatro días. Pero no es un sistema normal de 220 voltios. Es un sistema propio, hecho con el MIT.

Pincha aqui y accede  a la noticia:
http://www.deia.com/index.php/2010/04/25/economia/nuestro-coche-electrico-es-innovacion-de-verdad

Comments