Innovación en vacaciones.

publicado a la‎(s)‎ 20 jul. 2009 10:33 por Raquel Benito   [ actualizado el 31 jul. 2009 3:33 ]
Acordamos que íbamos a buscar innovaciones allí donde fuésemos de vacaciones. La verdad que estando de "turisteo" no he detectado ninguna idea innovadora ni ninguna tendencia. Pero sí me ha visitado el fantasma de las innovaciones pasadas para llevarme a la tienda oficial del equipo jamaicano de bobsled.

Este ejemplo me sirve para ilustrar la afirmación de que muchas innovaciones no tienen nada de nuevo. De hecho,  generalmente, son combinaciones de conocimientos o propuestas de valor diferente a cosas muy próximas. El bobsled no es ninguna novedad... la wikipedia (ese pozo de sabiduría infinito), sitúa su origen en los Alpes suizos a finales del siglo XIX. 

Según he podido averiguar a través de un artículo publicado en la red, la gestación del equipo fue menos romántica de lo que nos relató la película de la factoría Disney. Dos hombres de negocio americanos, George Fitch y William Maloney, tuvieron la visión de un equipo jamaicano de bobsled mientras contemplaban una competición de carros empujados por jóvenes (una asociación de ideas, supongo).

En su búsqueda de deportistas, dado se requiere un inicio rápido, trataron de utilizar a sprinters, pero no consiguieron convencer a ninguno. Estaban dispuestos a superar todos los obstáculos, así que recurrieron al ejército. De este modo, el primer equipo lo formaron cinco militares. Curioso.

Sostengo que el equipo jamaicano de bobsled fue una innovación, puesto que respondió a la búsqueda de un negocio viable que creó un valor económico y social de forma anticipada y proactiva. 21 años después de su debut en los juegos olímpicos siguen compitiendo y tienen a gala haber ganado la medalla de oro en el campeonato mundial. Y decían que era una locura. 
Comments