REFLEXIONES SOBRE ÉTICA E INNOVACIÓN.

publicado a la‎(s)‎ 18 dic. 2009 9:54 por Janeire Salicio   [ actualizado el 18 dic. 2009 12:04 ]
Hace cosa de un mes, para ser exactos el 18-19-20 de noviembre se celebró el Congreso Innovación para el progreso social sostenible, organizado por Eusko Ikaskuntza. Entre todas las ponencias, comunicaciones, talleres y seminarios, hubo una que me impactó profundamente, la ponencia presentada por el señor Carlos Jiménez Villarejo, ex-fiscal anticorrupción del Estado. La idea central de su ponencia era la de retomar una idea nada novedosa pero que dado los tiempos que corren pudiera producir una gran innovación en nuestra sociedad, La Ética, pero una ética relacionada con nuestro papel en el ámbito público. Lo que los griegos llamaban el Ethos Democrático, algo que se presuponía debiamos tener todos los ciudadanos-as, pero principalmente aquellos que ostentaban cargos cuyas actuaciones afectaban al conjunto de la sociedad. ¿Qué es el Ethos Democrático? pues Ética Pública, es una forma de actuar sustentada en valores como la integridad, la honestidad y la responsabilidad.

Ya, alguno o alguna que lea esto seguro que se está riendo agusto; o pensando que soy un poco ilusa. Antes de hacer valoraciones seguid leyendo por favor y luego leeré gustosa lo que tengaís que aportar (por cierto sería muyyyy enriquecedor)


Como decía, el señor Villarejo planteaba que es necesario exigir a todos aquellos y aquellas cuya actuación afecte al conjunto de la ciudadanía esta resposanbilidad cívica o pública, y que para asegurarse de ello nada como establecer sistemas de control reales e independientes.

Para los que seguís riendo hay va una reflexión: en el Estado anualmente se calcula que el fraude fiscal supera los 75.000 millones de euros, que se dice fácil, sin querer ser demagoga, ¿os imaginaís la de cosas que puede hacerse con esa cantidad de dinero? es decir, no tenemos una política de vivienda pública en condiciones, o al menos que se parezca a algún país civilizado porque los decisores públicos dicen entre otras cosas que es cara. Faltan enfermeras y enfermeros, nuestras PYMEs a duras penas están aguantando esto que llaman crisis...
Pero hay otra reflexión importante en esto, ¿a dónde va a parar ese dinero? ¿quién lo tiene? Existe algo que se llaman paraisos fiscales. Qué me libren de tirar ninguna piedra sobre nadie, pero no me equivocaría al afirmar que prácticamente todos los Bancos que concemos tienen alguna filial en estos lugares.

Y ¿qué tiene que ver esta reflexión con la Ética? Tal y como planteaba el señor Villarejo, la actuación de las empresas, al igual que la de los individuos, tiene consecuencias directas sobre el conjunto de la sociedad, por lo que cabe exigir eso de la Ética Pública también a las empresas. Algunas a pequeña escala y otras...¿os recuerdo el lio financiero internacional y como USA, defensor a ultranza de NO establecer límites, ni regulaciones al libre mercado, ha tenido que salir al rescate de sus Bancos más importantes? Y no os parece que el que sólo hayan metido a la cárcel a una única persona es...cómo decirlo sin faltar a nadie...ya se, un mal chiste.
Todos y todas estamos de acuerdo con eso de que este lío esta producido fundamentalmente por una gran pero que gran falta de Ética por parte de quienes toman las decisiones empresariales en este ámbito, pero también les ha faltado un poquito de esto a nuestros políticos-as, y porque no, también a nosotros-as como ciudadanos-as que en algunos momentos hemos caido bajo la tentación especulativa o hemos justificado las actuaciones de empresas y políticos varios como forma de progreso social y económico.

Llegados a este punto ¿Cómo uno la idea de la ÉTICA con la INNOVACIÓN? En mi cabeza es sencillo. Hay quienes afirman que el lio en el que nos encontramos está producido por un producto innovador financiero, lo que me lleva a la siguiente reflexión: Quien piensa que la innovación es simplemente inventarse un nuevo algo de "algo" (llamemosle producto, proceso, organización,...) que produzca un beneficio (casi siempre dinerario), seguramente si es competente y tiene la financiación y el respaldo suficiente lo consiga. Pero a mi juicio esta es una forma de entender la innovación un tanto...a corto plazo, y tiene unos riesgos tremendos. Porque seamos realistas, si las personas que han generado esa innovación (producto, línea de negocio,etc..) se van de la organización,o no tiene "escrupulo" alguno ¿qué pasa entonces? (Crisis financiera mundial)
Pero si lo que se pretende además de obtener un benficio individual es además, generar valor, crear, construir y aportar al conjunto, es necesario contar con altas dosis de Ética: responsabilididad, transparencia, honestidad, entonces sí estamos hablando de interiorización de la Innovación, entonces sí podré decir que soy innovador-a, porque habré hecho que la personalidad de mi empresa se vincule a una forma muy concreta de hacer y de estar en la sociedad. ¿Cómo se hace? Sobre todo, eligiendo bien a las personas que formarán parte de la empresa (esto nos daría para una ponencia complenta), los y las facilitadores para la innovación tienen/deben tener dos características esenciales: una gran capacidad de crítica (nada valorado por las empresas hoy en día) y altas dósis de Ética (ya que esto equilibra lo anterior).

Bueno, creo que como es habitual en mi soy un caos explicativo, os invito a rebatirme, a discutirme, a aportar lo que considereís y como considereís.
Construyamos conocimiento compartiendo ideas.

Hasta otra,
Janeire
janeire@afinnova.org






Comments